James D. Henderson: en busca del “sueño colombiano”

Publicado el mayo 7, 2013 8:30 am por with 1 comentario

EmailGoogle+Marcador
Carlos Chaparro

Carlos Chaparro

El sueño americano fue y sigue siendo para muchos colombianos un proyecto de vida.  La ilusión de obtener una visa para viajar al país del norte genera un sentimiento de seguridad y prosperidad económica. Lo que resulta llamativo es que un norteamericano haya adoptado, desde hace 47 años, el “sueño colombiano” como proyecto de vida.

Por: Carlos Chaparro Mojica

Los estudiantes del Edwards College of Humanities and Fine Arts de Coastal Carolina University, terminan la clase de política, escuchan con atención a su profesor, atienden las indicaciones sobre el material para la próxima sesión, y se acercan al docente en busca de apoyo para la elaboración de sus papers de clase.

Rumbo a su oficina de la universidad, el profesor Henderson saluda a sus colegas y antiguos estudiantes, los anima en sus tareas investigativas. La figura del Maestro demuestra ademanes de sobriedad, humildad, rigor, conocimiento, entereza, paciencia, disciplina y buen trato. Hasta el momento he descrito a un profesor universitario norteamericano que, en su esencia, no se diferencia de muchos otros.

Sin embargo, lo que muchos de sus estudiantes desconocen es que el profesor Henderson es un investigador destacado de la historia de Colombia, quien desde hace 47 años estudia con detenimiento los procesos políticos, económicos y sociales del país del sur.

James D. Henderson nació en Shreveport (Louisiana) el 17 de abril de 1942, es historiador del Centenary College of Louisiana y doctor en historia latinoamericana de la Texas Christian University. El amor a Colombia nació luego de hacer parte, como joven voluntario, de los cuerpos de paz que prestaron sus servicios desde inicios de los años sesenta, por iniciativa del gobierno del presidente John F. Kennedy.

En Colombia, el departamento del Tolima, y particularmente el municipio del Libano, fue el escenario natural que cautivó al profesor Henderson a perseguir el “sueño colombiano”. Desde 1966, Colombia, su historia, su geografía, su gente, su gastronomía, sus costumbres, y su política, se convirtieron en detalles que enamoraron al joven investigador extranjero. No obstante, al contrastar la belleza del país que lo acogió con la realidad que tuvo que vivir, sus temas de investigación se centraron en la Violencia partidista, la guerrilla, el conflicto, el narcotráfico y la seguridad nacional.

Hablar del profesor Henderson es hacer mención a un norteamericano muy colombiano, o quizás al contrario, a un colombiano que nació en los Estados Unidos. Leer cualquiera de sus libros sobre Colombia permite entender la historia del siglo XX en nuestro país. Henderson es conocedor de la política colombiana, la cual ha estudiado con rigor, sin pretensiones personales, con objetividad y expresando sus consideraciones como investigador.

El título de sus libros es indicativo de la dimensión intelectual del autor, y el contenido de sus publicaciones demuestra la colombianidad del profesor Henderson. En 1984 publica “Cuando Colombia se desangró, una historia de Violencia en metrópoli y provincia”; en 1985 aparece su obra “Las ideas de Laureano Gómez”, título que le significó que fuera identificado por uno de sus amigos con el sobrenombre de “Gringo Laureanista”. No obstante el calificativo, que lo enmarca dentro de una línea dura del conservatismo, la realidad es que el profesor Henderson es un valioso activista del partido demócrata en Estados Unidos, en el Estado de Carolina del Sur, donde vive con su familia desde hace varios años.

Henderson es coautor, con su esposa Linda, de “Diez mujeres notables en la historia de América Latina”, libro publicado en español en el año 2003, en donde presenta un estudio de la heroína colombiana “La Pola”. En el año 2006 publica “La modernización en Colombia. Los años de Laureano Gómez. 1889-1965”. Y su investigación más reciente es “Victima de la Globalización. La historia de cómo el narcotráfico destruyó la paz en Colombia” publicada en el 2012. Estos títulos y otros tantos escritos por el profesor Henderson, confirman el conocimiento, la profundidad de su estudio y sobre todo la búsqueda de la convivencia pacífica como “sueño colombiano”, aquel que desde 1966 ha sido su principal anhelo.

En la actualidad el Gobierno colombiano y el grupo subversivo de las FARC realizan diálogos en torno a la mesa de negociación instalada en la Habana, Cuba. Se escuchan voces de apoyo, otras de rechazo, de pesimismo y de optimismo frente al acuerdo de paz. Creo que en estos tiempos difíciles las enseñanzas del profesor Henderson deberían ser conocidas y valoradas por ambas partes. Me pregunto si alguno de los negociadores de las FARC habrá leído los trabajos de Henderson. Si lo han hecho, entenderán en detalle el giro de 180 grados del grupo guerrillero al grupo terrorista. Me pregunto si el equipo negociador del Gobierno ha consultado la opinión de académicos que han dedicado su vida al estudio de la violencia en Colombia.  Si lo han hecho, lo que esperamos es que sus opiniones sean tenidas en cuenta y no simplemente se conviertan en una consulta formalista.

Recordar la historia reciente de nuestro país no puede ser motivo para ahondar la brecha y distanciar a los negociadores, pero no recordarla es desconocer las raíces de la violencia, sus giros y desaciertos.

El “sueño colombiano” aun está por cumplirse. El profesor Henderson, en su último trabajo, con un sentimiento de optimismo y echando mano del aforismo popular “en Colombia, todo es posible”, sostiene que los colombianos sí estamos dispuestos a hacer sacrificios para cumplir la Carta progresista de 1991. Así mismo, para crear un movimiento democrático y no violento que canalice el deseo reprimido de reforma social. Con optimismo espero que estos diálogos de paz de la Habana sí conduzcan a un acuerdo serio. Ojalá el profesor Henderson pueda dedicar los próximos años de su vida a escribir sobre los detalles que lo enamoraron de Colombia hace 47 años, el paisaje montañoso, la diversidad cultural y la calidez de su gente.

One response to James D. Henderson: en busca del “sueño colombiano”

  1. Leo63 mayo 7th, 2013 at 6:29 pm

    Muy interesante reseña sobre el investigador y autor norteamericano. Sería muy bueno poder conocer un poco más sobre algunos de los libros que menciona el autor del artículo, a quien agradezco por esta información que resulta de tanta utilidad para los lectores de este portal. Es una lástima que tantos académicos dediquen una vida a temas que algunas veces no logran trascender, mientras que otros, como el doctor Henderson, que conocen la palpitante realidad nuestra, algunas veces son desconocidos o insuficientemente valorados por quienes toman las decisiones políticas. Pareciera que en muchos casos no existe una correcta articulación entre el saber y el poder.

        Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>