Los dilemas del Proceso de Paz

Publicado el agosto 26, 2013 12:06 pm por with 2 comentarios

EmailGoogle+Marcador

Por: Elberto Rojas Zorro

Cuando se iniciaron los diálogos del Proceso de Paz colombiano entre el gobierno y la insurgencia de las Farc en Cuba, se consideró que el desarrollo del primer punto de la Agenda pactada, relacionado con la problemática agraria, sería el de mayor tensión, entre otras cosas, por corresponder al escenario donde se ha desarrollado el conflicto armado y donde las víctimas de la degradación de la guerra han sufrido con mayor rigor la violación a sus derechos fundamentales, empezando por el derecho a vivir, así como por los antecedentes históricos de las fallidas reformas del sector agrario.

Iniciando la negociación del segundo punto de la agenda, la participación política de los insurgentes una vez terminado el conflicto, este pareciera ser ahora el punto de mayor tensión entre los que hasta se han tratado.  Las razones de la tensión tienen que ver con las garantías: las de justicia que el Gobierno quiere dar a las víctimas y las de seguridad jurídica exigidas por la guerrilla, para que una vez firmados los acuerdos finales sus miembros no tengan que perder su libertad en una cárcel.

De puertas para afuera de la Mesa de negociación, la opinión de los colombianos se aglutina alrededor de dos perspectivas.  Por un lado se encuentran quienes consideran que la Justicia debe aplicarse a través de la Justicia Penal Ordinaria y aspiran a cerrarle el paso a la impunidad, particularmente en cuanto se refiere a los crímenes de lesa humanidad.  Por otro lado están quienes, como los anteriores, rechazan la impunidad pero piensan en una Justicia que se adecúe al momento histórico de transición que el país está viviendo. Esta transición se refiere, por supuesto, al salto que significaría para el país dejar atrás un conflicto armado degradado, que se ha prolongado por más de cincuenta años, para transformarse en un país sin guerra, trabajando por un desarrollo sostenible, construyendo paz y dándole un nuevo perfil a nuestra democracia.

Los escenarios que se proyectan a partir de estas dos posiciones tienden a perpetuar la guerra o a construir la paz. La brújula orientadora sobre cual posición le conviene más a nuestra nación será la decisión a que llegue en los próximos días la Corte Constitucional en relación a la exequibilidad del Marco Jurídico para la Paz establecido por el Congreso de la República y las condiciones para su aplicación.

Hay hechos que no deben suceder por voluntad de las personas porque el principio de Justicia los prohíbe; empero, en casos singulares, concretos y específicos, se debe, en ocasiones, recurrir a la excepción cuando surgen valores en tensión que hay que jerarquizar, para tomar decisiones ponderadas y prudentes en la implementación de la Justicia. Los jueces y magistrados conocen en su sabiduría este marco de referencia de carácter universal.

Un médico, por ejemplo, al amputar la pierna de una persona puede estar atentando contra el derecho que ella tiene a su integridad física -sería injusto violentar ese derecho- , pero si la pierna está afectada por gangrena la vida está en peligro y esta representa un valor superior que encarna derechos superiores, que son los que habrán de tenerse en cuenta en la toma de decisiones. Este es el ejercicio que deberán tener en cuenta, como ejemplo, quienes protagonizan y opinan sobre el Proceso de Paz.

La situación es dilemática: o aplicamos la Justicia Penal Ordinaria y seguiremos en guerra o aplicamos una Justicia alternativa y estaremos en el camino propicio para lograr la Paz, que es mandato y deber constitucional y representa el valor superior del conflicto Biopolítico. Amanecerá y veremos.  La decisión de la Honorable Corte Constitucional y la conciencia de los colombianos tienen la palabra.

 

* Elberto Rojas Zorro es médico anestesiólogo, especialista en Bioética y miembros de diversas sociedades científicas.

2 responses to Los dilemas del Proceso de Paz

  1. Prometeo agosto 29th, 2013 at 12:00 pm

    Muy buen artículo de Noticias abc.

        Responder

  2. Alberto Gómez agosto 28th, 2013 at 11:58 am

    Felicitaciones por el artículo, que va al grano del dilema que enfrentamos los colombianos, entre quienes quieren simplemente más guerra y quienes queremos paz. Seguramente tendremos que hacer concesiones, sacrificar un poco de justicia, pero al final podremos cantar con orgullo “cesó la horrible noche”.

        Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>